7 maneras de hacer frente con la presión de los exámenes y el servicio


El camino al éxito significa mucho trabajo. Largas horas de estudio, fechas topes cortas, presentaciones, indicadores de rendimiento a alcanzar. Cada hito importante en la vida es una oportunidad para crecer, conocerte mejor y explorar tu potencial.

¿Cuál es tu próximo objetivo? ¿Pasaje audaz del examen de bachillerato o evaluación nacional? ¿Admisión a la facultad que deseas? ¿Una promoción en el trabajo?

En estos períodos de exceso de trabajo, es importante tener una rutina para ayudar a aprender o trabajar de manera eficiente sin agotarte. La forma en que planificas tu tiempo, descansos, nutrición, ejercicio físico y el uso de suplementos nutricionales para apoyar las funciones cognitivas son estrategias que pueden ayudarte a controlar el estrés y disfrutar de los mejores resultados.

Aplica a los métodos propuestos a continuación y comprueba solo los excelentes resultados.

1. Planea tu tiempo

Antes de un examen o fecha límite importante, el tiempo parece ser tu mayor enemigo.

Piensa en ello recurriendo a algunas técnicas de gestión. Una planificación rigurosa te dará la sensación de que tienes el control y no te sentirá abrumado por la cantidad de trabajo que tienes que hacer.

Es importante que tu plan incluya aparte de sesiones de trabajo y estudio, también tiempo de relajación.

Aquí hay algunas ideas que te ayudarán a organizarte de manera más fácil y eficiente:

  •        Tómate un descanso cada 40 a 50 minutos.
  •        Intenta finalizar los proyectos al menos uno o dos días antes de la entrega. De esta manera, tendrás tiempo para revisar y hacer cambios si es necesario.
  •        No pospongas. Respeta el tiempo dedicado al estudio como un horario que debes presentar a la hora programada. Posponeando, solo podrás cargarte con más trabajo y estresarte más.
  •        Evita la multitarea. Hacer más cosas en paralelo no es necesariamente más productivo. Prioriza y resuelve tareas una por una.
  •        Haga una lista diaria de las cosas que tienes que resolver. Comienza con lo más difícil y deja para el final del día las tareas más livianas.

 

2. Come alimentos ricos en nutrición para el cerebro

En tiempos de congestión, la alimentación puede sufrir. Hay personas que "olvidan" comer y consumen muchas bebidas energéticas, u optan por alimentos con alto contenido de azúcar.

Las opciones saludables son frutas y verduras ricas en antioxidantes, especialmente la vitamina C: ctricos, fresas, kiwi, pimientos, tomates, brócoli, perejil. Confíe también en la grasa saludable de los pescados grasos, nueces y semillas. Si estás deseando algo dulce, el chocolate negro es una buena opción. ¡Precaución! No olvides tomar suficiente agua, especialmente si estás acostumbrado a tomar café porque tiene un efecto diurético.

3. Toma un suplemento que soporte las funciones del cerebro

Además de una dieta saludable, también es recomendable usar un suplemento rico en nutrientes extraídos de fuentes naturales que apoyen las funciones cognitivas y ayuden a reducir la fatiga.

UnoCardio Active Mind es un complejo nutricional ideal para cualquier persona que tiene una actividad intelectual significativa a diario: estudiantes de secundaria, estudiantes, profesionales. El nutracéutico apoya la atención y la concentración, ayuda a la memoria y ayuda a reducir el cansancio.

La mezcla de nutrientes para la mente ágil  incluye ácidos grasos Omega 3 extraídos de peces de aguas profundas, beneficiosas para la salud del cerebro, vitaminas del grupo B para respaldar la memoria y la capacidad de aprendizaje, selenio que contribuye al buen estado emocional, luteína necesaria para una visión saludable y ginseng, para la atención y concentración. Lee más sobre los nutrientes que te ayudan a enfrentar el esfuerzo intelectual.

4. Muévate

Puedes pensar que no es hora de cargar tu programa con actividad adicional, pero 30 minutos de deportes te ayudarán a revivir, aliviar el estrés y aprender con más ritmo y determinación. Eliges una forma de movimiento que te gusta. Correr, andar en bicicleta o simplemente caminar a paso rápido. Escucha una música energizante mientras hacer estas actividades. Si te gusta entrenar en el gimnasio, ahorra tiempo para participar en tu clase favorita o hacer ejercicio con pesas.

5. Exponete al sol unos minutos todos los días

Disfruta de 15 minutos al día de luz solar. Esto te ayuda a mantener un nivel saludable de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, y por lo tanto te mantiene en buen estado de ánimo y optimismo para que puedas lograr lo que has propuesto.

6. Descansate suficiente

Es muy importante reconstruir tus reservas de energía. Incluso si sientes la presión de los últimos cien metros hasta el examen o la fecha límite, no prives a tu cuerpo de sueño. Restaurado será más eficiente y tendrá un rendimiento máximo. El estrés puede perturbar el sueño, pero con un poco de disciplina podrás desconectarte.

  •        Intenta quedarte dormido y de despertarte al mismo tiempo.
  •        Elimina dispositivos electrónicos de la habitación. La luz azul emitida por las pantallas de TV, computadoras o tabletas afecta la calidad del sueño.
  •        Asegúrate de que la habitación esté oscura y que la temperatura sea un poco más baja que el resto de la habitación.

 

7. Relájate

En la confusión de los preparativos, unos pocos minutos para desconectarte son exactamente lo que necesitas para continuar con aún más esporas. Escucha música de relajación, concéntrate en respirar cuidando de inspirar y expirar profundamente varias veces. También puedes preparar un té calmante, como la manzanilla. Incluso puedes practicar la meditación para reducir los niveles de estrés.

Mantén tu enfoque y alcanza todos tus objetivos. Planifica cuidadosamente tu tiempo, aliméntate con nutrientes de alta calidad, muévate y obtenga ayuda adicional en forma de nutracéutico dedicado a intelectuales. Éxito!

Lascia un commento