Suplementos que apoyan el crecimiento y rendimiento intelectual de los niños


Los aspectos básicos de la salud se ponen en la infancia y todos queremos tomar las mejores decisiones para nuestros niños, especialmente cuando se trata de un estilo de vida saludable. Es por eso que a menudo preguntamos: ¿es necesario complementar la nutrición del niño con vitaminas y minerales? Si es así, ¿qué suplementos debo elegir? Respondemos estas preguntas a continuación.

 

Vitaminas esenciales para el desarrollo de los niños

La vitamina E es esencial para un sistema inmunológico fuerte, la barrera contra las infecciones virales y bacterianas. La vitamina E también ayuda al sistema cardiovascular, asegurando una circulación sanguínea normal. Los niños entre 4 y 8 años necesitan aproximadamente 10 UI por día, y los niños entre 9 y 13 años, 16 UI por día.

Vitamina B12

El grupo de la vitaminas B apoya muchas funciones del organismo, incluido el metabolismo normal, la salud cardiovascular, el desarrollo del sistema nervioso y la liberación de energía. Para los bebés, la vitamina B12 es particularmente importante: 1.2 microgramos por día para niños de hasta 8 años y 1.8 microgramos por día para niños de hasta 14 años.

Calcio

Los huesos y los dientes necesitan una ingesta suficiente de calcio para desarrollarse de manera óptima. La dosis diaria recomendada es de 1000 miligramos por día para niños de hasta 8 años y 13,000 miligramos por día para niños de entre 9 y 18 años.

Vitamina D

La vitamina D ayuda a asimilar el calcio, pero también ayuda a apoyar el sistema inmunológico y prevenir enfermedades crónicas. A diferencia de otras vitaminas y minerales, la vitamina D solo está disponible en pocos alimentos, la principal fuente siendo la luz solar. Según los especialistas, los niños deben recibir una dosis diaria mínima de 400 UI.

Hierro

El hierro participa en la actividad de los glóbulos rojos, que transmiten oxígeno a todo el cuerpo. En general, los niños necesitan hasta 10 miligramos al día de hierro, pero su necesidades cambian al comienzo de la adolescencia: las niñas necesitarán más hierro que los niños debido a la menstruación.

Omega 3 de aceite de pescado para niños

El aceite de pescado es conocido por los padres de todo el mundo como un complemento útil para el desarrollo infantil, especialmente cuando se trata del sistema neurológico. Lo que los padres no saben es que los pequeños realmente necesitan Omega 3, un ácido graso esencial, generalmente extraído del aceite de pescado.

Los ácidos grasos esenciales no se pueden producir en cantidades suficientes en nuestro cuerpo, por lo que es extremadamente importante, tanto en la infancia como en el futuro, asegurarnos de que obtenemos ácidos grasos esenciales de alimentos y suplementos de calidad. Las dos formas de Omega 3 extraídas del aceite de pescado son DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico).

Los temores de los padres cuando se trata del aceite de pescado están representados por el hecho de que, en general, los peces en los océanos y los mares son portadores de metales pesados. Por eso es importante elegir carne y suplementos de aceite de pescado de aguas profundas, preferiblemente peces pequeños, que no acumulan tantos metales pesados ​​que son peligrosos para nuestra salud.

Realmente, los ácidos grasos tienen beneficios extraordinarios para el sistema neurológico de los niños. El mayor desarrollo del cerebro ocurre en los primeros dos años de vida, para luego continuar a un ritmo más lento en la niñez y la adolescencia. El 60% de la composición de nuestro cerebro es grasa, y hasta el 15% son ácidos grasos DHA. El papel principal de estos ácidos está estrechamente relacionado con las funciones cognitivas del cerebro: atención, aprendizaje, resolución de problemas, pero también con las funciones sensoriales y motoras.

 

Los beneficios de Omega 3 para el desempeño intelectual de los niños

Después de este período crítico de desarrollo acelerado, el cerebro todavía necesita una dosis óptima de ácidos grasos Omega 3, especialmente DHA, para funcionar mejor. La deficiencia de Omega 3 puede causar déficit de atención, dificultades de aprendizaje, problemas de memoria. Por lo tanto, hay estudios recientes que confirman los beneficios de los ácidos grasos para niños con trastornos como el trastorno por déficit de atención.

Después de los 4-5 años de edad, los ácidos grasos Omega 3 pueden ayudar a los pequeños a tener un mejor desempeño en la escuela. Varios estudios recientes han demostrado que la administración de suplementos de DHA ha mejorado las habilidades de lectura y escritura en la mayoría de los escolares incluidos en la investigación.

En un estudio realizado en la Universidad de Oxford, se siguió la evolución de un grupo de niños que recibieron suplementos de Omega 3 durante 4 meses. Los niños que fueron incluidos en el grupo más débil según sus habilidades de lectura mostraron una mejoría después de solo 3 semanas. En otra investigación de Bradford, los niños que recibieron suplementos con Omega 3 obtuvieron resultatdos de un 81% mejor de lectura, un 67% mejor de escritura y un 74% mejor de matemáticas.

 

Deficiencia de vitamina D

La vitamina D es sintetizada por el cuerpo humano en contacto con el sol. Es por eso que no es sorprendente que muchos de nosotros podamos tener una deficiencia de esta vitamina en la estación fría si pasamos demasiado tiempo adentro o sufrimos ciertas condiciones que afectan la síntesis, la asimilación y la retención de vitamina D. Aunque la mayoría de los adultos no tienen síntomas en caso de una deficiencia, los niños a menudo experimentan casos de dolor óseo o muscular porque un bajo nivel de vitamina D también puede causar un bajo nivel de calcio, que se traduce en calambres musculares o deformidades óseas. Una deficiencia severa de vitamina D puede promover el raquitismo en los niños.

En el caso de los niños, hay varias categorías con factores de riesgo mayor para la deficiencia de vitamina D:

  •        Niños con piel oscura.
  •        Niños que pasan mucho tiempo en el interior, en la TV o tableta, y juegan muy poco afuera con luz natural y sol.
  •        Bebés nacidos prematuramente.
  •        Niños que no han estado amamantando o que no han recibido suficiente vitamina D de la leche materna (si la madre también sufre de deficiencia de vitamina D).
  •        Niños con trastornos renales, hepáticos o digestivos que alteran la forma en que se procesan los alimentos.

 

QuattrO3+PS: superpoderes para tu niño

El nutracéutico QuattrO3+PS combina los beneficios de los ácidos grasos Omega 3 con una dosis esencial de vitamina D3, complementadas con fosfatidilserina de girasol y ácido gamma linoleico de aceite de maíz. Una o dos cápsulas administradas diariamente ayudarán el desarrollo óptimo de tu  durante el período de crecimiento y mejorarán su rendimiento intelectual.

El sabor frutal de las cápsulas es una gran ventaja porque simplifica el proceso de administración: los pequeños no sentirán el sabor de pescado durante o después de la administración, y en el caso de niños de 4 a 5 años que tragan las pastillas con dificultad, la cápsula se puede romper, y el contenido mezclar en la comida.

 

Referencias:

https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/537616/SACN_Vitamin_D_and_Health_report.pdf

https://nos.org.uk/media/2074/vitamin-d-and-bone-health-children.pdf

http://www.pedsendo.org/education_training/healthcare_providers/consensus_statements/assets/2016_rickets_consensus_Hrp.pdf

Kuratko CN. Et al. The relationship of docosahexaenoic acid (DHA) with learning and behaviour in healthy children: a review. Nutrients. 2013

Kidd, PM. Omega-3 DHA and EPA for cognition, behaviour, and mood: clinical findings and structural-functional synergies with cell membrane phospholipids. Alternative Medicine Review. 2007

Kuratko et al. The Relationship of Docosahexaenoic Acid (DHA) with Learning and Behavior in Healthy Children: A Review. Nutrients. 2013

Richardson et al. Docosahexaenoic acid for reading, cognition and behavior in children aged 7-9 years: a randomized, controlled trial (the DOLAB Study). PLoS One. 2012

Chang et al. Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids in Youths with Attention Deficit Hyperactivity Disorder(ADHD): A Systematic Review and Meta-Analysis of Clinical Trials and Biological Studies. Neuropsychopharmacology. 2017

Leave your comment